EFICIENCIA

2019 – 2022, los distritos térmicos como herramienta de búsqueda de la sostenibilidad

Por: Distritoenergético.com  Fecha: Enero de 2019

Colombia ha sido pionero en la implementación de redes de distritos térmicos en América Latina. Ya se ha podido ver cómo casos como el de La Alpujarra en Medellín, construido por EPM y el distrito térmico Nuestra Montería de Celsia han dado resultados positivos en materia de sostenibilidad. A raíz de esto y de la publicación del nuevo Plan Nacional de Desarrollo (PND), es clave plantear la relación entre este tipo de sistemas y un desarrollo sostenible.

El Plan Nacional de Desarrollo, elaborado por el Departamento Nacional de Planeación (DNP), tiene dentro de su estructura un punto referente al desarrollo sostenible, que busca que los diferentes sectores productivos adopten políticas que permitan encaminar al país a un verdadero desarrollo de este tipo. En el texto final del PND se habla de establecer procesos sostenibles en el sector construcción, en materia de uso apropiado y racional de los recursos. Esto no solo va encaminado a los procesos de construcción, sino también al consumo durante la vida útil de las construcciones.

Estos postulados utilizan como base el Conpes 3919, en el cual se establece una política de “edificaciones sostenibles” que consta de tres ejes por los cuales tiene que estar regido cualquier proyecto de construcción: social, económico y ambiental. En este caso, este último eje es el que llama la atención, puesto que dentro de este se establece la necesidad de un “uso racional de la energía, el agua y materiales”.

Aquí es donde entran en juego los sistemas de distritos térmicos (DT), ya que sus beneficios pueden significar un uso mucho más eficiente de los recursos y de la energía. Por ejemplo, la implementación de un DT en una zona residencial, industrial o comercial puede llegar a significar la reducción en la emisión del 60% de los gases de efecto invernadero (GEI). Esto tiene implicaciones importantes, teniendo en cuenta que, según el DNP, el sector residencial emite alrededor del 10,5% de los GEI en Colombia.

Adicionalmente, los DT garantizan una reducción del 100% en el uso de sustancias agotadoras de la capa de ozono, lo cual significa un gran aporte en esta coyuntura en la que la gran mayoría de países están estableciendo compromisos que lleven a una sostenibilidad ambiental.

En materia energética, según el Ministerio de Minas y la UPME, el 13% de la energía consumida en los entornos residenciales urbanos va destinada al uso de ventilación y aire acondicionado. A esto se le suma el hecho de que la energía consumida para aires acondicionados o calefacción individuales tan solo puede llegar a un nivel de eficiencia del 33%. Sin embargo, la implementación de redes de distritos térmicos podría llegar a elevar este nivel de eficiencia a un 75%.

El país ya se ha trazado unas metas con las que se busca llegar a un desarrollo sostenible, por lo que el siguiente paso es entender el cómo. Es aquí donde se presenta una oportunidad excepcional para implementar soluciones como las de los distritos térmicos, puesto que, además de tener beneficios ambientales claros, también representan un nivel de eficiencia energética, que ya ha sido comprobado en países de Europa y en Estados Unidos, en los que tienen sistemas de más de 100 años.