Seleccionar página

EFICIENCIA

Adaptando las ventajas de los distritos térmicos a las energías renovables

Por: Distritoenergetico.com Fecha: Enero de 2019

Países como Francia, Suecia y Estados Unidos, que ya tienen un amplio recorrido en materia de distritos térmicos (DT), han comenzado a diseñar sistemas con un mayor nivel de sostenibilidad, a través de la inclusión de energías renovables dentro de los procesos. Aunque ya hay antecedentes de procesos más sostenibles en materia de distritos térmicos, como el aprovechamiento de las aguas subterráneas para garantizar un menor consumo de energía, se están abriendo oportunidades para que los DTs aprovechen la energía renovable que se genera a partir de fuentes no convencionales, es decir, eólica, solar, hidráulica y biomasa.

Uno de los grandes retos que existen actualmente en el sector eléctrico es la necesidad de una solución de almacenamiento, que permita “guardar” la energía producida. Esta problemática es clave cuando se habla de energía renovable, puesto que este tipo de generación está muy relacionada a condiciones climáticas. La energía solar depende del nivel de radiación emitida por el sol en una región específica; la energía eólica depende de la velocidad del viento; la hidráulica, aunque es una de las más confiables, se puede ver afectada por condiciones de sequía; y la biomasa varía dependiendo del nivel de desechos y la velocidad a la que se descomponen.

A raíz de esto, la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) se ha planteado, en un informe del 2017, las posibilidades que existen de integrar las energías renovables a las redes de distritos térmicos. Sin embargo, esta integración, además de ser para su funcionamiento, iría dirigida para el aprovechamiento de la energía residual que, de otro modo, se desperdiciaría.

Esta modelo de integración resolvería varias problemáticas al mismo tiempo; por un lado, la generación de energía renovable tendría una forma de “almacenamiento”, que permitiría el aprovechamiento de la totalidad de su generación y, por otro lado, los distritos térmicos podrían hacer una transición de forma que su funcionamiento sea absolutamente sostenible.

Este proceso se da gracias a que los DT funcionan a través de mecanismos de almacenamiento de agua y bombas de distribución, ya sea de frío o calor. Estos dos procesos funcionan a partir de energía que, en la mayoría de los distritos térmicos modernos, proviene del gas. Aquí es donde entran en juego las formas no convencionales de energía renovable. Por un lado, pueden suplir la energía suficiente para cubrir el proceso rutinario de distribución de frío y calor, y, por otro lado, esta energía sobrante se puede utilizar en un proceso que IRENA cataloga como “power to heat”, en donde la energía sobrante se convierte en calor que posteriormente se almacena para su uso bajo demanda.

Este tipo de soluciones tienen una importancia clave en el desarrollo de los distritos térmicos y de las energías renovables. Es claro que aun hace falta recorrer un camino en lo que se trata de soluciones a gran escala de almacenamiento, sin embargo, este planteamiento establece una solución eficiente, que busca reducir el desperdicio de energía.