Seleccionar página

EFICIENCIA

Desarrollo sostenible, prioridad en el plan “Pacto por Colombia”

El gobierno de Iván Duque se encuentra actualmente desarrollando el nuevo Plan Nacional de Desarrollo para el periodo de 2018-2022. Este plan, que se llamará Pacto por Colombia, tiene la finalidad de establecer las metas en materia de desarrollo que el país debe cumplir durante el periodo presidencial.

En este plan se plantean objetivos en materia de desarrollo económico en todas las escalas, equidad social, trabajo y medio ambiente, entre muchos. Uno de los retos más importantes que tiene este gobierno es el del desarrollo sostenible en las ciudades, puesto que existe una necesidad de mejoramiento de procesos, con el fin de reducir la huella de carbono de las más grandes ciudades de Colombia.

Esto se puede ver justificado en estándares como la calidad del aire y la emisión de sustancias dañinas para el medio ambiente. Por ejemplo, según el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, el promedio de material contaminante en el aire es de 50,25 (ug/m3) y en el caso de Cundinamarca, según la CAR, es de 45,09 (ug/m3). Esto es significativo, si se tiene en cuenta que el nivel permisible por la Organización Mundial de la Salud es de 50 (ug/m3).

 

Uno de los puntos que se ha discutido es la implementación de sistemas como los distritos térmicos para atender la necesidad de climatización en algunas ciudades. Estos son sistemas son redes de distribución que producen vapor, agua caliente o agua helada y su fin es el de calentar o enfriar espacios.

 Estos sistemas ya se han empleado en lugares como La Alpujarra, en Medellín, donde abastecen edificios de las diferentes instituciones como la Alcaldía de Medellín, la Gobernación y el edificio de la Dian.

Este tipo de sistemas, además de garantizar un nivel de confiabilidad más alto que el de un sistema individual, también permite una reducción de las sustancias de agotadoras de la capa de ozono. Esto, sumado a las ventajas de eficiencia energética, hacen que la implementación de este tipo de sistemas en un contexto urbano tenga un gran impacto sobre la comunidad alrededor.

Aunque un proyecto de distritos térmicos que implique una cobertura de diferentes sectores de una ciudad puede ser bastante ambicioso, la implementación de estos sistemas para edificaciones públicas es un buen comienzo.