EFICIENCIA

Eficiencia energética, la gran meta de las ciudades sostenibles

Por: Distritoenergetico.com Fecha: Febrero de 2019 

Cuando se habla de procesos amigables con el medio ambiente, en la mayoría de los casos, se tocan los temas de contaminación causada por la combustión de los vehículos o por procesos industriales. Recientemente Bogotá tuvo una alerta amarilla por la mala calidad del aire. Sin embargo, hay otros múltiples elementos que incrementar el impacto al medio ambiente. Uno clave, por ejemplo, es el uso eficiente de la energía.

Las ciudades crecen constantemente y, del mismo modo, la demanda energética sigue creciendo. Esto no solo significa el uso de electricidad para los hogares, también tiene en cuenta los usos industriales y comerciales. Es por esto por lo que surge la necesidad de un uso eficiente de la energía, donde cada demandante utilice la energía que necesita, pero que no derroche.

Por ejemplo, uno de los destinos más comunes de la electricidad es en la climatización de espacios. Esto se traduce en el empleo de energía eléctrica para el enfriamiento de un espacio cerrado, teniendo en cuenta que Colombia tienen una gran variedad de territorios de climas cálidos.

Por lo general, se acostumbra a utilizar unidades independientes de aire acondicionado, que climatizan los espacios. Esto tienen una serie de limitaciones, puesto que, en primer lugar, estos equipos se manejan de manera independiente, por lo que hay un uso desigual de la energía, en segundo lugar, no se puede dar un proceso homogéneo de climatización y, finalmente, estos equipos suelen utilizar sustancias refrigerantes que afectan a la capa de ozono.

Esto a un nivel residencial puede que no signifique mucho, sin embargo, cuando se habla de alcances industriales y comerciales la situación cambia. Por ejemplo, según la UPME, el sector terciario, dentro del cual se encuentran los establecimientos de comercio y financieros, emplea al menos el 22,8% de su energía en aire acondicionado.

A raíz de esto se plantean soluciones sostenibles como los distritos térmicos, que tienen la misma función de climatización, pero que, gracias a su funcionamiento centralizado, pueden llevar a cabo procesos más eficientes en los que se suple la demanda de los usuarios sin utilizar cantidades poco eficientes de energía.

Debido al rápido crecimiento de las ciudades, hay que fortalecer la consciencia alrededor del consumo de energía. Es cierto que Colombia tiene una de las matrices de generación de energía eléctrica más limpias del mundo, pero esto de nada sirve si no se le da un uso verdaderamente eficiente a esta.