EFICIENCIA

¿Qué ocurriría si implementáramos todas las medidas de eficiencia energética disponibles desde hoy hasta 2040?

Por: energias-renovables.com Fecha: enero de 2019

Esta es la pregunta a la que ha buscado respuesta Energy Efficiency 2018. Un informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en el que se analiza el potencial para mejorar la eficiencia energética a través de un nuevo escenario denominado Efficient World Scenario. El resultado es que aumentar la eficiencia energética permitiría, por si sola,  duplicar la productividad de le energía y reducir la factura de los consumidores en más de 500.000 millones de dólares al año.

El informe, que ha sido presentado en la sede de Enerclub por Hugo Salamanca, Energy Policy Analyst de la AIE, estima que para 2040 habrá un 60% más de espacio ocupado por los edificios,  un 20% más de personas en el mundo y el doble del PIB mundial actual; pese a ello, implementando las medidas de eficiencia energética ya disponibles, el consumo de energía sería solo algo superior al actual mientras que las emisiones de gases de efecto invernadero se reducirán un 12%. De hecho, las políticas de eficiencia adecuadas podrían, por sí solas, permitir que el mundo logre más del 40% de los recortes de emisiones necesarios para alcanzar sus metas climáticas sin necesidad de nueva tecnología, según se indica en el informe.

Mucho por hacer



La inversión en eficiencia es clave para avanzar en esta dirección; una inversión que, además, se pagaría sobradamente con el ahorro de energía logrado. De hecho, se pagaaría hasta tres veces, según ha señalado Hugo Salamanca. Sin embargo, los pasos dados hasta ahora en esta dirección son muy escasos.

De acuerdo con el experto de la AIE, los niveles globales de inversión sólo crecieron un 3% en 2017, situándose en 236.000 millones de dólares. El sector de la edificiación se sitúa a la cabeza, con una cifra de inversión de 140.000 millones (59% del total). Pero, en general, se está produciendo una desaceleración en el desarrollo de nuevas acciones relacionadas con la eficiencia, lo que ha quedado reflejado en el crecimiento de la demanda mundial de energía un 2% entre 2017 y 2016.

Se trata del mayor aumento en esta década, impulsado por el crecimiento económico y los cambios de comportamiento. El experto de la AIE explicó que los avances en eficiencia energética no logran frenar el mayor uso de energía en muchos países, regiones y sectores. Como resultado, la intensidad energética primaria global sólo mejoró un 1,7% en 2017 (la tasa más lenta de esta década). Este debilitamiento “es preocupante”, señaló Salamanca, e indicó que el informe deja claro que todas las oportunidades de eficiencia energética identificadas por los expertos de la AIE son totalmente rentables y utilizan solo las tecnologías disponibles en la actualidad.

El informe señala donde están dichas oportunidades e indica las políticas que deben implementarse para desarrollarlas. Ofrece un plan a los gobiernos para mejorar sus economías y reducir sus emisiones. También describe cómo cumplir con los elementos clave de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas relacionados con la energía.

Sin eficiencia estaríamos mucho peor


Según la AIE, la demanda global de energía sería mucho mayor si no fuera por el desarrollo de la eficiencia energética. Desde el año 2000, las mejoras en eficiencia evitaron que en 2017 usáramos un 12% más de energía. La industria ha sido el mayor contribuyente al ahorro de energía, particularmente en las principales economías emergentes. Los edificios han hecho una mayor contribución en las economías avanzadas.

Respecto a España, el analista de la AIE expuso que las mejoras en la eficiencia energética desde 2000 nos ahorró un 9% más de uso de energía en 2017. Los sectores de la industria y los servicios y el sector del transporte de mercancías y de personas contribuyeron con casi el 75% de este ahorro.