Seleccionar página

EFICIENCIA

¿Qué son los distritos térmicos y para qué sirven?

Los últimos años han sido un punto de quiebre para las ciudades y sus desarrolladores urbanos. El concepto de ciudad ha cambiado, ya no se busca solo cemento y vías, sino que se espera un desarrollo sostenible que permita el desarrollo, pero que no amenace a la naturaleza.  A la búsqueda de esta armonía, también se ha sumado la necesidad de hacer más eficientes los procesos diarios que demanda una ciudad desarrollada del siglo XXI, por lo que soluciones como los distritos térmicos se han ido popularizando a lo largo del mundo.

Un distrito térmico es una solución eficiente y efectiva a las necesidades de climatización que tienen algunos sectores urbanos, que consiste en una central que es capaz de abastecer, ya sea de refrigeración o calefacción, a varias edificaciones en un espacio determinado. Estos sistemas traen consigo una serie de beneficios en materia económica, de planeación urbana y de confiabilidad que pueden llegar a tener un impacto positivo notable sobre una comunidad. 

La evidencia clara de los beneficios que los distritos térmicos traen a un entorno es el incremento que este tipo de sistemas ha venido presentando en las grandes ciudades del mundo. Actualmente, según datos de la OCDE y la agencia Internacional de Energía, los distritos térmicos representan el 12% de la demanda de calor en Europa y el 30% en China.

En términos estrictamente económicos, la implementación de distritos térmicos puede representar un ahorro sobre los habitantes, debido al diseño del mismo sistema. Una central se encarga de distribuir refrigeración o calefacción, a través de tuberías de agua caliente y fría. Esto significa que el consumo de energía ve una reducción notable al no depender del uso independiente de cada usuario, sino de un sistema centralizado que debido a su programación se encarga de llevar a cabo procesos eficientes.

Sin embargo, los beneficios de estos sistemas no solo se ven reflejado en el ahorro del consumidor, sino que trae beneficios a nivel de ciudad. La implementación de distritos térmicos es un camino para una planeación urbana sostenible, dentro de la cual se incluye todo tipo de edificaciones como las urbanas, las industriales o empresariales, las gubernamentales y las de servicios básicos (hospitales). Un gran ejemplo de esto es París, ya que su sistema de calefacción a través de un distrito térmico beneficia a al menos 50 mil viviendas, todos los hospitales y el 50% de los edificios públicos, según datos de la UNEP.