Seleccionar página

EFICIENCIA

Reconocimiento público, lo que los distritos térmicos necesitan

Los distritos térmicos se han establecido como herramientas valiosas para los encargados de tratar temas de planificación urbana, como alcaldías, autoridades locales, escuelas de ingeniería y universidades. La atención que está recibiendo la tecnología y las problemáticas que busca ayudar a mitigar ha permitido un crecimiento en la visibilizarían por parte del ciudadano común.  Cada día los habitantes de una ciudad son más consientes respecto a temas como el calentamiento global y la necesidad de inclinarse hacia políticas de desarrollo sostenible, lo cual crea un ambiente favorable para promocionar y posicionar a los distritos térmicos como una alternativa real de transformación para el sector del aire acondicionado en Colombia.

Sin embargo, a pesar de que en Colombia ya se están comenzado a implementar los distritos térmicos para zonas urbanas, industriales y comerciales, como es el caso del distrito térmico de La Alpujarra, falta una presencia organizada de los impulsores de este tipo de proyectos. Como se ha podido ver con otros sectores, es importante tener capacidad organizativa y, además, fortalecimiento institucional que eleve al sector y le permita crear una articulación con otros sectores con intereses parecidos.

En Colombia existe aún una ardua labor que realizar en lo que refiere a sensibilizar a la población y ciudadanía en general sobre la tecnología. Esto en parte se debe a que el entendimiento sobre cómo funcionan los sistemas que disfrutamos día a día, y los recursos que éstos consumen, es aún muy limitado.

El desarrollo urbano que viene de la mano con la implementación de distritos térmicos trae consigo una serie de beneficios concretos para los usuarios finales.

Estos beneficios se pueden ver en materia de economía y de seguridad para los usuarios. El primero se da a raíz de que una red que provee calefacción y refrigeración libera al usuario de tener que utilizar sistemas individuales que representan costos de uso, instalación y mantenimiento. En materia de seguridad, según datos de la Universidad Nacional, la confiabilidad que ofrecen los distritos térmicos es mucho mayor a la de los sistemas individuales y, además, la responsabilidad de su mantenimiento no recae sobre el usuario final, sino sobre la firma operadora.

Los distritos térmicos presentan ventajas comparativas respecto a otros sistemas que ofrecen refrigeración y calefacción. Sin embargo, es necesario un trabajo articulado entre los gobiernos locales, los potenciales inversionistas y desarrolladores de proyectos, y el compromiso de los usuarios finales para poder crear un ambiente favorable a su implementación, y que la tecnología pueda tener un impacto en la agenda de desarrollo del país.